Como sabe todo el mundo que me conoce, cifra engañosa en los tiempos que corren de redes sociales, mi nombre sigue las leyes de la mecánica cuántica, y unas veces se comporta como Leoncio y otras como Tito. Cuando es Tito, es solo Tito y cuando es Leoncio, normalmente es Leoncio López Álvarez. Esta dualidad es muy útil, pues según como se refieran a mí, ya me hago una idea de lo que va a venir.

Siempre me he sentido más Tito que Leoncio, pero esto se debe a que siempre me he sentido más niño que adulto. Me encanta el nombre de Leoncio, que se lo debo a las condiciones impuestas por mi padrino a la hora de aceptar serlo. “O el crío se llama como yo, o te buscas a otro padrino”, le dijo a mi padre el candidato favorito a apadrinarme, que se llamaba Leoncio, por si no ha quedado claro. Teniendo en cuenta que otro de los amigos de mi padre se llamaba Próculo, celebro muchísimo que la cosa acabara así. Además, mi padrino fue un magnífico padrino del que guardo inmejorables recuerdos. Como dato curioso, uno de los personajes de mi novela El ladrón de nubes, ha intentado tomar prestada su personalidad.

Si hay un apartado en esta web apropiado para poner mi vida, sin duda es éste, al menos mi vida profesional, así que lo voy a hacer. Brevísimamente:

Estudié ingeniería aeronáutica, di clases de mecánica racional, no tenía curro (aunque tampoco lo echaba de menos demasiado, eran tiempos de promisión), empecé a trabajar como creativo publicitario en GREY, me gustó, ganaba mucha pasta, más que mis compañeros de carrera y también me lo 

pasaba mejor que ellos. Al principio pensé que la publicidad sería un trabajo transitorio y que en algún momento volvería a la cosa de la aeronáutica pero seguí currando de creativo publicitario, pasando de una agencia a otra sin acordarme para nada de los aviones. Seguía ganando más dinero y pasándomelo mejor que mis excolegas, por lo que no existía ningún motivo racional para echar de menos nada.De modo que nunca dejé de trabajar en publicidad, incluso cuando la publicidad dejó de ser lo que fue. Ahora mis excolegas ganan más pasta que yo, pero creo yo me lo he pasado mejor.

Actualmente me dedico a jugar al tenis, a lesionarme como consecuencia de que juego con excesivo entusiasmo, y a visitar al fisioterapeuta que ya ha cambiado de todoterreno dos veces desde que me acogió en su consulta. El resto del tiempo lo empleo en escribir novelas, cuentos, artículos, cartas a seres imaginarios y ocasionalmente algún texto publicitario.

Como decimos todos los que hemos escrito alguna novela: escribir es algo que siempre me ha gustado.

Es curioso, porque desde el momento en que alguien se convierte en escritor profesional, deja de gustarle escribir. Quizá sea porque le cuesta más trabajo hacerlo que a los demás.

sigue más abajo (creo que esta parte del diseño de la web tendré que mejorarla)

 

He ganado algunos premios literarios:

  • Ganador IX Premio Onuba de novela con El ladrón de nubes.
  • Primer premio del XXXI Concurso Hucha de Oro de la FUNCAS, dotado con 30.000€ . Tengo que mencionar la cuantía del premio porque es lo más impresionante, al menos es lo que más me impresionó a mí. Fue en 2002, y en aquella época ese era el precio de un Jaguar XJ básico. Como yo ya tenía uno, además del año 1961, utilicé ese dinero en montar una tienda de pollos asados y comidas preparadas en la que perdí en apenas cuatro meses la totalidad del premio más otra parte importante de mis ahorros. Deduje que las pollerías no son tan buen negocio como puede parecer a simple vista.
  • Primer premio concurso Tanatocuentos 2003
  • Finalista concurso literario Antonio Machado 2007
IMG_4738

También he asistido a un curso para aprender cómo hacer una página web, y su aprovechamiento lo podéis juzgar paseando por aquí y visitando sus alegres rinconcillos. Disfrutad con la tranquilidad de que no voy a hacer uso de vuestros datos (no sabría cómo sacar partido de tal cosa) y acordaros de que existen las cookies. De todas formas el aviso legal de todo esto aparece por algún sitio de forma automática, si es que he instalado bien el plugin que se encarga de ello.